Crianza Respetuosa

Si bien todas las mamás y papás amamos a nuestros hijos, solemos cometer errores y ciertos excesos con ellos. Como por ejemplo retos exagerados y castigos severos sin comprender el motivo por el cual nuestro niño hizo tal cosa. Muchas veces travesuras propias de la edad que atraviesa.

Sin darnos cuenta caemos en un modo de crianza que puede afectarlos psicológica y emocionalmente.
La crianza convencional, con la cual seguramente fuimos educados, desde hace un tiempo está cambiando cada vez más.
En la actualidad contamos con otras herramientas, como el conocimiento y estudios de expertos que nos cuentan cómo es la manera más adecuada de educar y criar a nuestros hijos.

En este artículo conoceremos los que significa la crianza respetuosa, sus beneficios y como practicarla.

¿Qué es la crianza respetuosa?

La crianza respetuosa es una forma de educar y criar a nuestros hijos basándonos en principios como el amor, respeto, confianza y empatía. Siendo conscientes de sus necesidades y acompañándolos en su crecimiento. Sin necesidad de intervenir de modo invasivo sino dejando al niño ser independiente, confiando plenamente en sus capacidades y dejándolo formar su personalidad.

Principios de la Crianza respetuosa

Amor incondicional
No solo debemos saber que el amor es la base fundamental para nuestra familia sino también será importante expresarlo y demostrarlo poniendo atención a todas sus inquietudes.

Igualdad
Los padres consideran que el niño posee los mismos derechos que un adulto. Tratándolos con su debido respeto y evitando castigos o sanciones.
No pone al adulto en una situación de poder sino una relación horizontal donde cada miembro de la familia cumple un rol de importancia en la crianza del niño, incluso el mismo.

• Atender las necesidades
Dar respuesta inmediata y de forma activa a las necesidades fisiológicas, emocionales, afectivas y comunicativas. Estar atentos a lo que les pasa aunque puede no estar visible y quizás ellos no puedan o sepan manifestarlo.
Por ejemplo, si un niño llora, tiene una necesidad que no está siendo atendida, sea del tipo que sea. Mediante este método de crianza se pretende conseguir que esa necesidad quede resuelta y no que deje de llorar o de quejarse. Muchas veces, por error, se intenta que el niño deje de llorar antes de solucionar el problema.

• Límites como forma de cuidado y no de represión
Es común que los padres pretendan establecer límites y es lógico que lo hagan. Pero desde la crianza respetuosa se trata a los límites como forma de cuidado y protección, como alertar a nuestros niños de ciertos riesgos y no de reprimir sus expresiones o necesidades de juego y exploración.
En definitiva dejarlos ser libres y solo evitar que corran peligro.

Contención
Cada niño debe sentir la presencia de sus padres en todo momento pero no como observador o juez sino como apoyo y contención. Sabemos que aprender tiene frustraciones que muchas veces se manifiestan con berrinches y por eso es muy importante que estemos ahí para ellos.

• Se evitan los premios y castigos
Se trata que el niño entienda que sus actos tienen consecuencias.
Evitar castigos como: “si pegas, no veras televisión”, debemos decir: “si pegas, haces daño”. Simplemente que comprenda lo que está mal.
Evitar recompensas como: “si juntas los juguetes, te ganas un premio”, debemos decir: “si juntas los juguetes, tendrás más lugar para volver a jugar”.

¿Cómo ponemos en práctica este modelo de Crianza respetuosa?
Este método de crianza no es fácil, precisamente, está enfocado en el bienestar del niño y no en la comodidad de los padres.
Es importante que quienes están a cargo de la crianza del infante estén decididos a practicarla y lo sientan verdaderamente, ya que requiere de mucho esfuerzo, apoyándonos sobre los principios fundamentales de este modelo.

A continuación tendrás algunos consejos que te pueden ayudar a llevar adelante un crianza respetuosa.

Tips para lograr una crianza respetuosa efectiva:

Creer en el método
Debemos creer y confiar que este modelo es el adecuado para criar a nuestro hijo. Se trata de sentirlo y elegirlo como modelo de vida, ya puede practicarse también en el trato con nuestros pares.

Poner el Amor por delante
Amamos a nuestros hijos y ante cualquier cosa que podamos enfrentarnos, siempre debemos recordarlo. Amar ante todo.

No crearse falsas expectativas
A veces tenemos falsas expectativas, como creer que nuestro hijo dormirá de corrido todas las noches, porque sabemos que no es así. Los niños lloran, gritan, se ensucian, hacen travesuras, etc.
Bajas expectativas, menos frustraciones.

Ser pacientes
La paciencia será fundamental en este método, se intenta entender y comprender al niño mediante el diálogo y no la reprimenda.
Cuando nuestro hijo se enoja, llora y hace berrinches seguramente hay un motivo razonable.

Informarnos
Conocer más sobre el método afianza el concepto y nos dará más herramientas para practicarlo. Incluso rodearnos con otras familias que lo practiquen es muy importante para compartir experiencias, dudas y logros.

Apego
No solo amamos sino que lo manifestamos en todo momento. No se reprimen las demostraciones de cariño, besos y abrazos. La teoría del apego es parte de la crianza respetuosa.

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Otras notas en Mis Hijos Felices